Inicio >> Viaje >>

Qué hotel “todo incluido” elegir

Punta Cana es famosa por ser uno de los lugares más asequibles del Caribe para alojarse en un hotel “todo incluido”. Con tantos hoteles que parecen ofrecer servicios similares, la tarea de elegir uno resulta bastante complicado. A continuación ofrecemos algunas pistas que pueden ayudar al viajero a escoger su alojamiento para sus vacaciones en Punta Cana:

  • Ubicación: ¿Dónde está el complejo? El sudeste es famoso por sus clásicas playas caribeñas, con una fina arena blanca y tranquilas aguas color azul turquesa. La mayoría de los puntos de interés están a una hora de camino y requieren coger al menos dos autobuses. Las playas de la costa norte son de una arena color leonado y sus aguas son color azul verdoso a menudo están un poco agitadas. En el norte sin embargo las actividades y los puntos de interés están más cercanos.
  • La letra pequeña: ¿Qué significa “con todo incluido”? ¿Están incluidos todos los restaurantes? ¿Y las bebidas alcohólicas? ¿Y los deportes acuáticos motorizados? ¿Y las excursiones? ¿ Y qué hacer con las propinas?
  • La costa: Hay que decidir si es importante estar en un complejo junto a la costa. Todos los complejos tienen clubes de playa, pero algunos transportan sus clientes desde complejos situados en el interior.
  • Tamaño del complejo: Algunos complejos son tan grandes que los clientes para desplazarse por él deben alquiler carritos de golf a un precio de 35$ al día, lo que hace que la factura suba rápidamente.
  • Variedad de restaurantes: ¿Cuántos bufés hay? ¿Y restaurantes a la carta? ¿Y cafeterías? Hay que recordar que el cliente va a relizar allí todas las comidas, por lo que a mayor variedad resultará más difícil que el cliente se canse de los platos que se ofrecen.
  • Alojamientos: ¿Cuándo se renovaron las habitaciones por última vez? Cuanto más reciente sea la renovación mejores serán las habitaciones.
  • Niños: ¿Hay un club para niños? ¿Servicio de guardería? ¿Hay socorristas en la playa y en las piscinas? Si cuidan niños y éstos se divierten, el viajero tendrá más tiempo para su propia diversión.
  • Piscinas: ¿Cuántas piscinas hay? ¿Hay piscinas separadas para actividades, para relajarse y para niños? Cuántas más piscinas haya más posibilidades hay para que el viajero encuentre la que más se adapta a sus necesidades.
  • Bebidas: ¿Está incluido el alcohol de primera calidad? ¿Y las cervezas embotelladas? Si una de las cosas que el viajero desea es tomarse un cóctel tumbado en la playa será necesario saber si hay que pagar por ello.
  • Ocio: ¿Hay espectáculos nocturnos o música en directo? ¿Y una discoteca? Algunos complejos son mucho más tranquilos que otros; el viajero debe decidir si quiere salir hasta tarde o bien acostarse pronto.
  • Desnudez: ¿Qué opina de los tangas y de ir en topless? Tanto si le molesta como si está a favor, intente averiguar que es lo más habitual en el complejo. Una buena pista: si el complejo está frecuentado por europeos sin duda habrá mucho topless. Si los principales clientes son estadounidense y canadienses irán más tapados.
    Hotel en Punta Cana